martes, 25 de julio de 2017

De un ave vieja.


De un ave vieja.

Un día de estos, cuando menos te lo esperes…
Anidará en tu pecho un ave vieja, herida,
y al mirar por entre las calles, afligida…
Recordarás mi amor, aunque nunca lo desees.

Será entonces un canto incesante, insistente,
el que te despertará cada mañana a un nuevo día,
y es que amor, te amé y no fuiste mía…
Como lo fui yo, de forma total y persistente.

Y pasará de nuevo el tiempo entre nosotros
mientras su pico excava al fondo de tu pecho,
pues en ese fondo hará su lecho…
El ave que en tu memoria llevará mi rostro.

Y pensarás quizás en lo dicho y en lo hecho,
y un suspiro te recordará mi nombre,
pues aún y en los brazos de otro hombre…
Abrazarás mi amor en el recuerdo.

Y un día de estos,
cuando menos te lo esperes…


-De un ave vieja-

domingo, 2 de abril de 2017

Deudas de pintura.


Deudas de pintura.

Te deben mis manos algunos trazos,
mujer  de lienzo,
un abrazo de acuarelas en mis labios,
un matiz de color, un beso a beso.

Y vos me debes, pues, un escenario,
un paisaje de pieles tulipanes,
montañas, ríos, valles…
o un vistazo, en el confín de tu universo.


-Deudas de pintura-

jueves, 23 de febrero de 2017

De lo cotidiano.

De lo cotidiano.
(Para Edith Raquel)


De la vida y sus costumbres.

Estoy seguro, amor mío,
que al encender la tele habrá otro caos,
uno de esos que se han vuelto ya costumbre,
marchas, crímenes y asesinatos.

(Algún idiota construyendo un muro...
o  por ahora al menos intentando)

Y es que el mundo no ha cambiado en años,
las mismas guerras con distinto nombre,
los mismos hombres mueriendose en las calles,
los mismo niños hambrientos en documentales.

(No somos sino una constante negativa,
una larga herida en la superficie de este mundo)

Y sin embargo somos ovejas de los medios,
de los políticos y de las modas de un segundo,
de las ladys y los lords que no son los de antaño,
sino de estos, que no son sino una broma a largo plazo.

(Y me duele al encender la tele,
me duele al ver... 
               que yo también soy parte del sistema)


"Y en otras noticias: Asesinan a diputado en x sitio de la república,
Aumentan los robos a mano armada en un 25% con respecto al año anterior...
El dolar a 21 pesos y el gasolinazo que no se estabiliza...
X cantidad de heridos tras protesta de maestros y enfrentamiento con granaderos...
Peña Nieto y Trump, el muro y la amenaza interminable.
Y en los deportes..."



A lo lejos.

¡Cayeron bombas cerca de mi casa!,
le contaba un niño herido a un reportero.
Lenguas de fuego que a su paso devoraban...
la vida y la carne de mis compañeros.

"Habría querido ser un ave de la plaza,
de esas que vuelan libres, lejos,
pero ha querido la vida que yo nazca...
en este lugar abandonado, desierto.

Más, se que pronto me iré quizás a casa,
a casa, a algún lugar lejos de Alepo,
a encontrarme con mis padres, 
que seguramente ya descansan...

En algún lugar bajo la tierra, 
en los brazos de mi abuelo."


"Y Ahora, pasando a asuntos menos fuertes... 
¡Chicharito anota y rompe racha!
Ademas... 
Concierto le da vida de nuevo a Juanga
enterese, después de estos comerciales"


Mientras tanto.

Me gusta beberte entre sorbo y sorbo,
así, por encima del periódico y sus notas,
por debajo del perfil del mundo y su camino.

Me gusta beberte, sí, despacio y sin prisas,
con un poco de sal y dos de azúcar,
como sos, a veces fuerte, a veces suave.

Y te amo así, con tus ojos adormilados y tus gestos,
con tus frutillas y tus reglas y otras cosas,
con tus gustos raros por la trova y nunca el tango.

Y es que me has gustado desde siempre, tanto, tanto...
que a veces pienso que tengo demasiada suerte,
que ni Justin Bieber puede ser ni la mitad de afortunado.

Y te bebo entonces, sorbo a sorbo por encima del periódico,
con un poco de sal y dos de azúcar, con el corazón y la mirada,
mientras en algún lugar del mundo suena...
(Y por a través de la ventana)

Aquella canción, que tantos sentimientos guarda.

"Y morirme contigo si te matas, 
y matarme contigo si te mueres,
porque el amor, cuando no muere, mata,
porque amores que matan, nunca mueren"


"Regresamos: Celena Gomez y The Weekend, ¿Embarazados?
¿Quienes son los favoritos para ganar el Oscar?
Y más adelante.
Se perfilan los candidatos para la presidencia en 2018, 
¿cuales serán sus retos en la era Trump?"



Cerca del cielo, lejos del mar.

Se escuchan a lo lejos las sirenas,
lejos del mar,sobre el asfalto,
cantan todas la canción de cuna,
algunos van, otros se quedan.

Sueñan entonces con la vida,
la muerte es hoy la realidad,
niños de espuma que tiritan,
olas que vuelven hacia el mar.

Tanta tristeza hay en el mundo...
cerca del cielo, lejos del mar...
y las sirenas... siempre vienen,
y cada vez, un poco más.


"Y en la recta final... 
Regresa el programa escuela segura, derechos humanos ya interpone una queja.
Mientras tanto, se reportan estables las 3 victimas de la balacera en la secundaria de x sitio.

Para terminar: ¿quiere saber si su pareja aún la ama?
Pues entérese, todo aquí, en nuestra nota del día."



En algún lugar del mundo.

Estoy seguro, amor mío, como toda la vida puedo estarlo,
que en algún lugar del mundo hay una guerra, una marcha,
un asesinato que saltará en algún encabezado,
algún idiota construyendo un muro.

Y es que el mundo no ha cambiado en años,
ni la gente, ni los modos, ni siquiera el resultado.

Te propongo entonces no encender la tele,
dejar de lado los lugares absurdos por un rato,
escapar de la noticia y de los medios,
Bebernos sorbo a sorbo y trago a trago.

Déjame franquear los muros de la tela
e invadir tu cuerpo paso a paso,
hagamos un bunquer de esta mesa,
escapemos pues, de todo aquello cotidiano.

Hagamos una marcha de besos y caricias,
que suenen sirenas de gemidos desbocados,
que vuelen aves de silentes letras...
de mi boca a tu pecho, al lugar del ser amado.

Permite entonces el avance de mis dedos,
de mis palmas que hoy adornan tus contornos,
de las caricias de mis labios que entre besos...
te van conquistando poco a poco y sin retorno.

¡que mueran las penas bajo el peso de la gloria!
Cerca del cielo hay un mar de amor salado,
y sin embargo, ¡clamaremos juntos la victoria!
tu cuerpo y el mío... y un temblor descontrolado.

Recibe entonces cada embiste,
cada palabra como una nota nunca dada,
desde un te amo inmenso que hoy persiste...
Hasta un espasmo, que como una bomba, estalla.

Escapemos, pues, de lo cotidiano,
una vez tras otra, y sin descanso,
sin miedos ni fronteras, sin excusas...
por todo lo que en este mundo está pasando.

-De lo cotidiano-

lunes, 6 de febrero de 2017

N/A


Preludio al beso.

Pretendo que mi boca sea en la tuya...
lo que la tuya se propone ser sobre la mía,
un beso dulce y a la vez intenso,
un acuerdo de silente paz,
un tratado ejemplar de amor eterno.

Y es que el amor,
por poco o mucho que nos dure,
es una acción eterna y a la vez profunda,
se va o se instala con el tiempo,
pero se eterniza a la vez...
por el solo hecho de sentirlo.

Has de besarme entonces con el alma,
con el corazón entre los labios...
y el tiempo nos dirá quizás el resto,
o quizás nos pasará factura.

(...)


El valor de un beso.

Si recordáis en tus labios el sabor
de otros labios que sobre ellos se posaban,
entonces sabréis el valor de un beso dado
y así mismo el peso de cada beso recibido.

Porque un beso no es un juego
ni mucho menos se toma regalado,
porque cada beso es un momento,
y cada momento en ello se hace grato.

Si tomáis en serio cada instante…
Corresponded un beso con tus labios,
saboread cual vino el dulce néctar,
aferraros al fin al tierno encanto.

Y si llegase a faltaros entonces algún beso…
Recordad que aún sin estar yo sigo estando,
que si me aguardáis en el fondo de tu pecho
tendréis por siempre un beso en ti guardado.

-El valor de un beso-


Mi boca.

Pretendo que mi boca sea para la tuya,
una pareja perfecta, un nuevo viejo amigo,
pues pretendo, que vos vivas conmigo...
un amor que ni el tiempo lo destruya.


Tu boca.

Tu boca es un templo de aves alegres
que gorjean al viento mil palabras rosas,
semillas, que quizás sin yo saber florecen...
en mi pecho, como un campo de amapolas.



El beso.

Pretendo besarte en silencio,
despacio y sin prisas,
con hambre de amor,
con ganas de ti.

Pretendo hacer de mi boca tu templo,
prisión de palabras silentes,
aves dormidas que escapan a ti.

He de besarte ahora, con el alma,
con los labios partidos por la espera,
por la sed atroz del desierto que habito.

Y es que tu boca es el río que añoro,
el río que cruzo en este instante,
el mar de agua dulce en que me ahogo.

Y pretendo beberte toda, vivirte, amarte.

Pretendo hacer de mi boca un eco eterno,
un amor que recuerdes infinitamente,
no por irme o alejarnos, sino por amarnos,
por recordarte que aún entre mis labios...

Hay aves dormidas...
                          que gorjean palabras rosas.

-El beso-

Veinte poemas luego.


Veinte poemas luego.

Y te encuentro ahora, luego de tanto,
atrapada entre versos inconclusos,
sonriendome en la distancia,
como un recuerdo tatuado aqui,
entre pecho y espalda,
como una herida de muerte...
que espera lentamente un final feliz.

Te recuerdo entonces en el viento,
con tu cabello de brisa salina,
alborotado como en el mar las olas,
largo como la noche triste,
suave, tan infinitamente suave...
como aquel beso silente que nos dimos.

Y te pienso a veces como antes,
sonriendome con la mirada,
avivándome el amor con cada gesto,
con cada abrazo y cada caricia,
con cada palabra errante que decías,
espontaneas todas, como tu,
como las memorias que hoy me invaden.

Me pregunto entonces si aún me piensas...
si a veces por error dices mi nombre
o si recoges entre las horas algunas piezas
para terminar de armarme antes de romperme,
de nuevo, una vez tras otra como yo lo hago,
como debo hacerlo para así poder soltarte.

Y es que esta herida duele tanto desde siempre,
como si las horas solo hicieran por abrirla
(con tu nombre siempre con tu nombre...)
mientras los minutos juegan con las manecillas...
a hacer suturas falsas e invisibles ante el segundero.
Y mientras tanto, nosotros solo somos esto:

Somos dos versos que se nombran sin nombrarse,
en lo más profundo de sus letras, sin sus nombres,
quizás y tu en tu lado, y seguramente yo en el mío,
en este mar de olvidos y memorias rancias,
en este torbellino de emociones sin sentido...
al que llamamos vida mientras nos aferramos el uno al otro,
o quizás y solamente yo, aún ahora en la distancia...

                                                   veinte poemas luego.